Hacer yogurt casero en casa es muy simple y sale considerablemente más asequible que adquirirlo. Por si fuera poco supone una contribución al medio entorno en tanto que se producen menos deshechos, pues los yogurt caseros acostumbramos a hacerlos en recipientes de vidrio reutilizables.

Como puedo hacer yogurt casero

Para hacer yogurt natural solo precisamos leche y bacterias lactobacillus para inocularla. Las bacterias pueden lograrse en farmacias, generalmente mediante encargo, lo más simple es emplear un yogurt natural que servirá de “madre” a nuestro yogurt. Lo idóneo es adquirir un yogurt proveniente de leche ecológica. Y si la leche que empleamos es asimismo bio, mejor que mejor.

Solo hay que entremezclar el yogurt con un litro de leche y dejar la mezcla fermentar unas ocho horas en un lugar caluroso.

Para esto existen yogurteras eléctricas que vienen con sus tarritos, son económicas y sostienen una temperatura incesante de cerca de cuarenta grados mientras que se hacen los yogurts.

La yogurtera no es indispensable, si dejamos la mezcla de leche y yogurt en un lugar caluroso (por poner un ejemplo sobre la nevera cerca del motor) en una noche vamos a tener yogurt. Asimismo es buena idea utilizar el calor residual del horno, cuando lo hayamos utilizado meter los tarritos (o bien un bol, o bien una botella) en el horno caliente apagado y dejarlos ocho-diez horas, y el yogurt va a estar listo.

Cuando vayamos a hacerlo sin yogurtera, hay que partir de leche tibia, a unos cuarenta y cinco grados. Si no tenemos termómetro podemos emplear el dedo: al meterlo en la leche ha de estar caliente pero soportable, no abrasar. Es esencial no emplear leche demasiado caliente en tanto que en un caso así las bacterias morirían y no se haría el yogurt.

Entonces solo hay que preservarlo en el frigo, dura unos diez días, aproximadamente.