Como hacer whisky

loading...

El whisky es una bebida destilada de la que rara vez se espera probar una preparación de tipo casero. En contraste a un vermú casero o bien un vino hecho en casa, por norma general un whisky casero no tiene tanta popularidad, puesto que es realmente difícil de efectuar. Por eso en este artículo te explicaremos como hacer whisky casero.

Como puedo hacer whisky

Cuando deseamos tomar un whisky, en la enorme mayoría de los casos vamos a la tienda de licores o bien un mercado y sencillamente elegimos el que mejor nos parezca. No obstante, asimismo se puede realizar whisky en casa.

Por esta razón te ofrecemos ciertos consejos a fin de que aprendas de qué forma hacer whisky en casa, lo que le va a dar un sabor singular y único que aparte de no lograrse en ninguna otra tienda, y va a tener un valor o bien un sabor distinto.

Primer paso: la relevancia del maíz

El paso inicial y entre los más significativos va a ser seleccionar un buen maíz y de qué manera vamos a humidificar exactamente el mismo. Debes intentar usar el maíz de mejor calidad que seas capaz de lograr, sin importar un mínimo el costo o bien lo que debas hacer para lograrlo si lo que deseas es hacer un buen whisky casero.

Después de que tenemos el maíz, medimos más o menos unas diez libras o bien cinco kilos de granos de maíz fresco y lo ponemos en una bolsa de arpillera.

Una vez que tenemos listos los 5kgs de maíz en la bolsa, ponemos exactamente la misma en un recipiente con agua tibia y nos aseguramos que el cien por ciento de los granos queden cubiertos con agua. Después de conseguir esto, dejamos descansar allá los granos por unos cinco minutos más o menos.

Una vez tenemos listos y apropiadamente humectados los granos de maíz en la bolsa, ponemos la bolsa con el maíz en un lugar obscuro, cerrado y con una temperatura cálida a lo largo de un periodo de diez o bien doce días. Un lugar ideal para esto puede ser el sótano o bien el ático, mas es esencial que la temperatura del entorno sea la conveniente, que sea cálida o bien algo más que tibia mas no fría.

Segundo paso: adecentar el maíz

Después de los diez días necesitaremos adecentar el maíz. Si el período temporal en el que sostuvimos preparándose los granos fue eficiente, los granos de maíz presentasen algunos brotes pequeños y ciertas raíces de poco tamaño, más o menos unos 0,6 centímetros o bien 1/4 pulgada.

Cuando identificamos los brotes y que tienen este tamaño aproximado, quitamos los granos de la bolsa, que ahora están ya listos para limpiarse.

Ahora debes eliminar los brotes y las pequeñas raíces con las manos y rebosante agua caliente, intentando limpiarlos cuanto resulte posible.

Tercer paso: mezcla del maíz y trituración

Cuando ya retiramos los brotes y excesos en los granos y limpiamos apropiadamente nuestros granos de maíz, vamos a entremezclarlos y desmenuzarlos como vamos a ver ahora.

A lo largo de la etapa en la que humectamos los granos y los dejamos remojar y descansar, estos se fueron desarrollando tenuemente y ahora desmenuzarlos es más simple. Lo que debemos hacer es machacarlos y entremezclarlos hasta formar una pasta uniforme, blanda y consistente.

Una vez tenemos la mezcla la pasamos a un recipiente grande donde entonces le agregaremos unos cinco litros de agua y lo hacemos hervir para esterilizar mientras que revolvemos poco a poco la mezcla para hacerla líquida.

En este punto dejamos descansar a lo largo de una media hora a fuego lento y después de que esta se ha entibiado, agregamos una taza de diastasa.

Cuarto paso: sellar el recipiente y fermentar

Después de que ya tenemos la mezcla lista, esterilizada y que ya ponemos la diastasa, trasferimos el contenido a un fermentador; a un recipiente sellado que contenga una pequeña ventilación por la que se puedan liberar los excesos de gases producidos por la fermentación y la presión coherente.

A fin de que el whisky se fermente apropiadamente va a deber descansar y fermentar a lo largo de unos diez días ya antes de ser embotellado.

Quinto y último paso: filtrar el whisky

Después de que por último dejamos descansar nuestra preparación entre diez días y un par de semanas, estamos listos para filtrar nuestra bebida. Para ello podemos usar un colador, una lona y un embudo.

Simplemente lo pasamos de un recipiente a la botella en donde lo vamos a guardar cuantas veces se prefiera para quitar todos y cada uno de los restos que de esta forma sean precisos y conseguir una bebida más limpia, clara y sin restos.