Como hacer vinagre

loading...

Siguiendo los pasos de esta receta aprenderemos como hacer vinagre de manzana, un vinagre con muchas propiedades medicinales y sin productos químicos.

Como puedo hacer vinagre

   Primero hemos de elaborar el zumo.

   Solo las manzanas más dulces y sin golpes ni indicio de moho ni podredumbre son las indicadas. Prioritariamente han de ser de origen ecológico o deben estar muy limpias para que este vinagre sea ventajoso para nuestra salud y de que ningún producto químico estropee la fermentación siguiente.

   Lavarlas a conciencia, es, puesto que, imprescindible. Usaremos la pulpa de la manzana, sin piel, rabo ni corazón.

   Siguiente paso conseguir mosto.

   Pondremos el zumo (un litro más o menos) dentro de un envase de cristal o barro lo más ancho posible y sólo lo hemos de completar hasta la mitad, para que haya una buena fermentación. Lo vamos a tapar con un globo, a fin de que no entre oxígeno y en cambio los gases de la fermentación puedan expandirse.

   La temperatura debe oscilar entre 18 – 20 º C y debemos esperar entre cuatro y 6 semanas. Menor o mayor temperatura puede deteriorar la fermentación.

   El dulzor de las manzanas es clave, de esta manera si son ácidas va a deber añadirse un tanto de azúcar (a más azúcar mayor graduación alcohólica)

   Si dejamos algún trozo de piel de manzana en el zumo la fermentación es más rápida.

   Antes de pasar al siguiente paso que es la transformación en vinagre, tenemos que verter el mosto en otro recipiente cuidando de no aprovechar el poso del fondo del mosto. Este poso es el que nos informa que el mosto ya está listo y hay que tirarlo.

   De qué forma transformar mosto en vinagre.

   Ahora pondremos el mosto en un recipiente ancho y lo pondremos en un lugar caluroso, bien cerca de una estufa, un radiador o en una ventana donde le dé el sol, durante tres días, en reposo y cubierto con un paño limpio.

   Una vez pasados estos tres días hemos de destapar el recipiente e intentar que mantenga unos veinte º C continuamente (si es un tanto más mejor) Hay que eludir los cambios bruscos de temperatura y la exposición a la luz directa (es mejor hacer esta parte del proceso en un lugar oscuro)

   Hemos de remover el contenido (vital para que se oxigene) una vez al día muy cuidadosamente en tanto que la capita de fermento que aparecerá en la superficie no debe romperse ni hundirse (para que no mueran las bacterias que fermentan)

   Este proceso acostumbra a durar entre uno y un par de meses. Ciertas personas y por supuesto la mayor parte de las compañías insuflan aire a la parte baja del mosto para acelerar el proceso en tanto que a más oxigeno más veloz se fabrica el vinagre.

   Finalmente filtraremos el vinagre y lo embotellaremos en una botella lo más oscura posible en tanto que la luz solar hace que se estropee ya antes (ahora tenemos un vinagre sin refinar y sin conservantes químicos, con todas sus propiedades medicinales)

¡Y listo, ya tenemos el vinagre de manzana!