Como hacer jabón de avena

loading...

La avena es un cereal que ofrece múltiples beneficios para la piel, es ideal para limpiarla en profundidad, hidratarla y sostenerla bien nutrida. Una forma estupenda de aprovechar sus espléndidas propiedades es añadir a nuestra rutina el empleo del jabón de avena. Ayuda a suprimir células fallecidas de la piel, suavizarla, restituir su humedad natural y, por si fuera poco, es eficiente en el tratamiento de pieles frágiles y sensibles. En este artículo explicaremos como hacer jabón de avena.

Como puedo hacer jabón de avena

Aparte de los copos de avena, los productos que precisamos para hacer este jabón casero son: aceite de oliva virgen, sosa, manteca de cacao y, si nos complace darle un tanto de aroma, agregaremos unas gotas de aceite de esencial de limón.

Una vez has reunido todos y cada uno de los productos, debemos preparar una infusión de avena. Para hacerlo, pone un cazo con doscientos ml de agua y 1 cucharada de avena. Retírala del fuego cuando hierva y deja enfriar. Finalmente, cuando esté fría, cuela la mezcla para conseguir la infusión y vértela en un recipiente de plástico.

El próximo paso para hacer el jabón de avena casero es agregar ochenta y cinco ml de sosa en el recipiente y dejar enfriar a lo largo de una hora. Es esencial hacerlo poquito a poco y removiendo la mezcla siempre y en todo momento en exactamente el mismo sentido. La insípida es una substancia bastante peligrosa y tóxica, con lo que aconsejamos hacerlo en un sitio ventilado y resguardarnos con mascarilla y guantes.

Mientras que la mezcla se enfría, coge un recipiente y mezcla seiscientos ml de aceite de oliva virgen con diez ml de manteca de cacao. Introduce el recipiente en el microondas para calentar la mezcla.

Cuando la mezcla de la infusión de avena y la insípida se haya enfriado, agrega poquito a poco el aceite de oliva y la manteca de cacao. No dejes de remover la mezcla siempre y en todo momento en exactamente el mismo sentido hasta el momento en que aprecies que se compacta. Déjala descansar a lo largo de quince minutos, más o menos, y vuelve a remover. Repite este último paso hasta el momento en que la mezcla adquiera una textura afín a la de una mahonesa.

A fin de que el jabón de avena tenga un aroma más agradable, agrega diez gotas de aceite esencial de limón a la mezcla y remueve nuevamente hasta conseguir una solución homogénea. Si te complace otro género de olor, puedes escoger un aceite esencial diferente.

Finalmente, vuelca la mezcla lograda en un recipiente que sea extenso y de poca altura, servirá como molde para nuestro jabón de avena casero. Espolvorea sobre la mezcla 1 cucharada sopera de copos de avena para decorarlo y conseguir que quede más bonito. Ahora solo queda aguardar el desenlace. Deja descansar la mezcla a lo largo de quince días, va a ser tiempo preciso a fin de que se endurezca y poder recortar los pedazos del jabón. ¡Listo! Con estos fáciles pasos es posible crear un jabón de avena casero, genial para cuidar y embellecer la piel.