El aspecto físico y el cuidado personal es una de las cosas que más nos preocupan y en las que más dinero acostumbramos a invertir. El aceite de coco está entre los productos con más beneficios y propiedades cosméticas y que, por tanto, no puede faltar en tu rutina de belleza.

Como puedo hacer aceite de coco

Por si fuera poco, asimismo es buenísimo para la salud y acostumbra a usarse en recetas de cocina. Como ves, es un producto muy polivalente y útil. A fin de que puedas contar con este genial producto y además de esto ahorrar dinero, en este artículo te mostramos como hacer aceite de coco casero.

  1. El aceite de coco se realiza desde la leche de coco, de forma que, el paso inicial va a ser conseguir esta leche. Para esto, necesitaremos extraer el agua del coco sin romperlo. Horada los 3 agujeros del coco, vierte el agua en un recipiente y guárdala.
  2.  Entonces, abre el coco por la mitad, saca la pulpa y rállala. Después, envuélvela con una lona fina de algodón o bien emplea un colador de lona y exprímela para sacar la máxima leche posible. Pone un recipiente debajo a fin de que la leche caiga dentro.
  3. Cuando hayas exprimido la leche de la pulpa, agrega el agua de coco para hidratarla, espera un tanto a fin de que la absorba bien y vuélvela a exprimir. Cuando la pulpa esté absolutamente desecada, puedes guardarla y usarla para cocinar, por poner un ejemplo.
  4. Ya tenemos la leche de coco y podemos empezar a realizar el aceite de coco casero. Pon la leche en una sartén o bien un cazo, ponla a fuego lento y no dejes de removerla.
  5. El calor del fuego va a hacer que el agua se evapore y la leche se espese. Poquito a poco, la leche de coco comenzará a granularse y a separarse del aceite. Cuando las proteínas de la leche estén plenamente separadas del aceite vas a deber filtrarlo. Puedes hacerlo con un colador y colar la leche de coco para extraer el aceite.

¡Y listo! Ya tienes tu aceite de coco casero para usarlo como más desees. Para coagular el aceite de coco solo debes dejarlo en el frigo a lo largo de tres o bien cuatro horas. Si no vas a emplear el aceite de coco al instante, puedes incorporar unas gotas de vitamina E también a fin de que se conserve en perfectas condiciones a lo largo de más tiempo.